El objetivo de este acuerdo, suscrito entre el puerto de Gotemburgo, el más grande de Suecia, y el de Bilbao, el cuarto puerto más grande de España, es conseguir trasvasar más mercancías de la carretera al mar.

«En la actualidad, aproximadamente la mitad de todos los movimientos de mercancías entre España y Suecia se efectúan por carretera«, ha afirmado Jacob Minnhagen, del departamento de desarrollo de negocio del puerto de Gotemburgo. «Nuestra ambición es pasar más carga a los transportistas marítimos, lo que podría resultar no demasiado complicado si consideramos la situación actual del transporte en algunos puntos de la red europea de carreteras«.

Además redirigir mercancías de la carretera al mar, este trasvase tendría una amplia gama de beneficios medioambientales, incluyendo una disminución en las emisiones de dióxido de carbono y una disminución de la circulación en la red de carreteras.

El transporte marítimo de mercancías es el medio de mayor eficiencia energética para mover grandes volúmenes de carga. Para el presidente del puerto de Bilbao, Asier Atutxa, «en 2011, el transporte por carretera entre Suecia y España ascendió a 1,2 millones de toneladas de mercancías y este volumen representa un mercado potencial interesante para nuestros puertos«.

De los tráficos de España a Suecia, destacan los de frutas y verduras, mientras que en el sentido inverso, de Suecia a España, los tráficos principales son de papel, productos de madera y acero. En la actualidad, hay dos servicios de contenedores semanales entre Gotemburgo y Bilbao. Además de Bilbao, también hay servicios desde el puerto de Gotemburgo a Gijón y Valencia.

«Junto con nuestros 25 lanzaderas ferroviarias a diferentes destinos en Suecia y Noruega, tenemos una importante oferta que puede reemplazar al transporte por carretera de España. Las lanzaderas ferroviarias salen directamente del puerto y la carga se puede transferir rápidamente a un barco para de ahí transportarla a cualquier lugar de Europa y dl mundo. O a la inversa, desde el barco a un tren de espera, que luego enlaza con los terminales interiores. Esperamos que a más empresas les resulte interesante nuestra oferta«, concluye Jacob Minnhagen.