Desde el comienzo de la crisis sanitaria, los puertos europeos están haciendo todo lo posible por garantizar la continuidad y seguridad de sus operaciones. Para ello, han activado planes de contingencia y han conseguido demostrar que cumplen con un papel esencial y que se trata de infraestructuras críticas, necesarias para el suministro de bienes.

Aunque muchos de ellos han podido sentir ya el impacto de la ralentización de la economía global, va a ser en este segundo trimestre cuando el sector al completo sea consciente de las consecuencias del Covid-19. En la Organización Europea de Puertos Marítimos, consideran que, en ausencia de cualquier pista sobre la duración de esta crisis, resulta imposible sentar las bases de una adecuada estrategia de transporte en la Unión Europea.

Para ESPO, la prioridad ha de ser el desarrollo de un plan de recuperación para superar esta situación, con medidas e instrumentos que permitan a la economía y la sociedad volver al punto en el que se encontraban lo antes posible.

No obstante, al no existir todavía una vacuna o tratamiento claro, es esencial que todas las medidas que se adopten a corto plazo tengan en cuenta la coexistencia con el coronavirus para evitar su propagación, fomentando por ejemplo el distanciamiento social.

Además, es importante que las políticas e instrumentos financieros para los proyectos de infraestructuras portuarias, en particular los fondos CEF, sean reforzados. De este modo, el sector podrá recuperarse más rápidamente y poner en marcha las inversiones previstas.

Dos fases

Durante la primera fase, deberá evaluarse el impacto de la crisis y las medidas puestas en marcha tanto a nivel europeo como nacional para obtener un cuadro lo más realista posible del presupuesto disponible para implementar nuevas estrategias.

En una segunda fase, que se iniciará tan pronto como la situación comience a estabilizarse y se instaure la nueva normalidad, debería empezar a el debate sobre la nueva estrategia de transporte, con objetivos e iniciativas a largo plazo que permitan integrar las lecciones aprendidas durante la pandemia.