portacontenedores buque barco

Ya es hora de que las políticas de transporte reconozcan la contribución del transporte marítimo a los objetivos europeos.

La Comisión Europea iniciará el proceso de revisión de las guías TEN-T de 2013 con una consulta pública que se realizará antes del verano de 2020. La Organización Europea de Puertos Marítimos no cree que esto vaya a suponer un gran cambio en las políticas actuales, pues la esencia de las guías reside en implementar una red de infraestructuras de transporte en Europa eficiente, sostenible y multimodal.

Desde la Espo, recomiendan a Bruselas aprovechar esta revisión para equilibrar la situación entre las conexiones marítimas y las terrestres dentro de la red, pues más del 30% del tráfico interno europeo sigue realizándose por mar.

Los procesos de digitalización actuales, los avances en la Ventanilla Única Marítima europea y la descarbonización de este tipo de transporte, que se está centrando primero en el ‘short sea shipping‘, darán un nuevo impulso al sector a nivel europeo y en cada uno de los Estados Miembro.

Para la Organización, ya es hora de que las políticas de transporte reconozcan la contribución del transporte marítimo a los objetivos europeos e igualen sus condiciones con las del transporte terrestre. Las guías actuales solamente reconocen las conexiones marítimas entre dos Estados Miembro, como las de ‘short sea shipping‘.

En este sentido, las conexiones entre dos puertos dentro de un mismo país no son consideradas Autopistas del Mar, mientras que en el caso de la carretera o el ferrocarril sí se reconocen las líneas nacionales como parte de la red TEN-T.

Aunque los puertos están situados en el territorio de un Estado Miembro, son parte de las fronteras marítimas de un país y la puerta al comercio con otros Estados Miembro y terceros países, por lo que deben ser considerados como entidades o secciones transfronterizas, cuya área de influencia suele exceder las fronteras locales o nacionales.