puerto de Hamburgo

La ESPO solicita a los puertos que utilicen «mejor» su capacidad.

La asociación de puertos europeos ESPO se ha unido a la plataforma ‘Think Climate‘, impulsada por la Asociación Mundial para la Infraestructura del Transporte Acuático (PIANC), con el objetivo de ayudar al sector del transporte marítimo a luchar contra el cambio climático.

La iniciativa reúne a las principales asociaciones internacionales con intereses en la infraestructura de transporte marítimo y fluvial para, por un lado, promover la reducción de emisiones por parte de las navieras y, por otro, adaptar las infraestructuras marítimas a las posibles consecuencias del cambio climático.

Desde la asociación llaman a los puertos a reflexionar sobre cómo tener un «papel activo» en la transición hacia las energías alternativas y renovables de los operadores, una vez que ya han puerto en marcha actuaciones para reducir la energía consumida en las instalaciones portuarias.

Por este motivo, junto a las iniciativas ya implantadas, desde la ESPO piden otras medidas para aumentar la eficiencia, «haciendo más con menos emisiones», con motivo de la reciente aprobación del Plan de Acción 2015-2020 de Think Climate durante la Cumbre del Clima de París

Llamamiento a los puertos

En primer lugar, la capacidad existente en las infraestructuras portuarias debe ser mejor utilizada ya que, según la asociación, sólo el 40% de la capacidad portuaria se utiliza en la actualidad. Esta premisa pasa, a su vez, por «materializar» el desarrollo del mercado interior y una mayor digitalización en los puertos.

Del mismo modo, desde la asociación recuerdan que la ‘Estrategia de Combustible Limpio’, aprobada en 2013, obliga a los puertos principales de Europa a proporcionar puntos de repostaje de GNL, estableciendo el suministro de electricidad en tierra siempre que sea posible. Por este motivo, alientan a los puertos a cumplir con estas obligaciones «tan pronto como sea posible».

Además, los puertos también defienden que la Cumbre del Clima de París debe concluir con un mandato que permita a la OMI fortalecer su trabajo en la reducción de emisiones del transporte marítimo.