En protesta por las medidas de austeridad aplicadas por el Gobierno luso, los puertos portugueses han convocado varios días de huelga hasta finales de septiembre. Estos paros se unen a los celebrados a mediados del mes de agosto en contra de estos cambios de régimen jurídico a los trabajadores.

Inchcape Shipping Services, ISS, ha advertido que las huelgas afectarán seriamente a los movimientos de los buques, a pesar de ello se seguirán de cerca los acontecimientos y se mantendrán a los clientes avisados sobre las complicaciones que puedan ocurrir.

Recientemente, la terminal de carga de Lisboa, la más grande del país, fue el escenario escogido por una decena de camiones y trabajadores portuarios para iniciar una huelga nacional de 48 horas a través de un corte en los niveles de dotación de personal.

A una escala más amplia, el Gobierno portugués ha propuesto medidas para reducir los salarios de los trabajadores portuarios en un 7% y ha recortado dos pagas salariales adicionales por año a través de su plan de austeridad. Según el ISS, esto ha provocado que sea más fácil contratar y despedir a los trabajadores y más difícil para los sindicatos negociar aumentos salariales.

Los trabajadores portuarios han convocado una nueva huelga del 25 al 27 de septiembre, coincidiendo con los estibadores que se mantendrán en huelga hasta el 29 de septiembre.  Por otro lado, los trabajadores de la Administración que ya habían convocado paros de 24 horas desde el 21 al 22 de septiembre, repetirán la huelga del 24 al 25 de septiembre.

A consecuencia del programa de huelgas en Portugal, los problemas continúan, aunque no está claro en este momento cuales serán las operaciones portuarias que pueden verse afectadas.