Un reciente informe del Instituto de Investigación Capgemini, estima que el 66% de las empresas cambiará significativamente la estrategia de sus cadenas de suministro de retail y productos de consumo en los próximos tres años.

La finalidad de este movimiento se centra, según el análisis, en adaptarse a la pandemia e incorporar una mayor flexibilidad en sus operaciones.

En concreto, el informe de Capgemini calcula que solo el 23% de las organizaciones de productos de consumo y el 28% de los retailers creen que su cadena de suministro es lo suficientemente ágil como para responder a la evolución de las necesidades empresariales.

Por otra parte, según el documento, un 85% de las organizaciones de productos de consumo y un 88% de los retailers dicen que se han enfrentado a interrupciones durante la pandemia.

De igual modo, un 63% de las organizaciones de productos de consumo y un 71% de los retailers afirman que sus cadenas de suministro han tardado al menos tres meses en recuperarse de estos cortes.

Tres áreas críticas

Como resultado, las organizaciones están volviendo a definir sus estrategias para centrarse en tres áreas críticas, como son la planificación de la demanda, la visibilidad y la relocalización.

En concreto, un 68% de las empresas dicen haberse enfrentado a dificultades en la planificación de la demanda debido a la falta de información precisa y actualizada sobre la fluctuación de la demanda de los clientes durante la pandemia, por lo que un 66% de todas ellas planea segmentar las cadenas de suministro según los patrones de demanda, mientras que un 54% se inclina por utilizar inteligencia artificial para la previsión de la demanda.

Por lo que respecta a la visibilidad, el 58% de los retailers y el 61% de las organizaciones de productos de consumo planean aumentar las inversiones en digitalización de las cadenas de suministro, especialmente a través de la automotaización, la robotización y la inteligencia artificial.

Fialmente, para prevenir futuras interrupciones, el informe estima que un 72% de las empresas de productos de consumo y el 58% de los retailers están invirtiendo activamente en relocalizar su base de fabricación o en llevar su producción a países cercanos

Con más detalle, un 65% de estas empresas también está invirtiendo en regionalizar y localizar su base de proveedores.