camion-autonomo-waymo-google

Los camiones autónomos están cada día más cerca.

La tecnología avanza a pasos agigantados hacia una conducción cada vez más autónoma, en la que de manera gradual y a largo plazo, los conductores irán cediendo la rosca a sistemas tecnológicos complejos capaces de guiar los camiones con seguridad, aunque, en todo caso, la presencia humana parece hoy por hoy indispensable incluso en estadios avanzados de esta tecnología.

Además del propio reto tecnológico que supone la introducción de la conducción autónoma, esta novedosa tecnología pone sobre el tapete toda una serie de cambios en otros ámbitos.

En este sentido, los expertos técnicos de la IRU vaticinan que tanto las administraciones públicas, como los proveedores de equipos y tecnología, así como las aseguradoras tendrán que evolucionar con el fin de determinar claramente las responsabilidades que existan en cada caso ante posibles daños que pudieran producirse en bienes o personas por equipos guiados autónomamente.

De igual modo, aunque la conducción autónoma tiene mucho que aportar en el terreno de la seguridad vial, el control de las emisiones contaminantes y la propia rentabilidad de las empresas, también plantea cuestiones que deben solucionarse a medida que esta tecnología vaya haciéndose más común y que están relacionadas con la adaptación de las infraestructuras a estos vehículos o el marco legal en que se moverán, junto con otros usuarios de la vía.