Los retos de la logística y el transporte del futuro han sido analizados en una jornada llevado a cabo en Barcelona, impulsada desde Uno, Organización Empresarial de Logística y Transporte de España.

La jornada, bajo el título ‘La logística y el transporte del futuro: los retos de los nuevos modelos de ciudad’, ha sido inaugurada por el subdirector general de Ordenación del Transporte de la Generalitat de Cataluña, Josep María Fortuny, y el presidente de Uno, Francisco Aranda, quien ha asegurado que el logístico es un servicio «de primera necesidad para los ciudadanos y que tiene en las ciudades nuestro lugar de trabajo”.

Desde el estallido de la pandemia, ha proseguido Aranda, la logística y el transporte “ha reaccionado a todos los cambios de forma contundente, respondiendo al incremento del ecommerce, a la transformación digital de los clientes y a las exigencias en materia de sostenibilidad, al tiempo que se ha situado como uno de los sectores que mayor riqueza y empleo ha generado durante los últimos meses”.

El presidente de UNO ha aprovechado la ocasión para enumerar algunas de las peticiones que se llevan haciendo desde la patronal para garantizar una distribución urbana eficiente y sostenible, “como establecer calendarios coherentes en las renovaciones de flota, digitalizar las zonas de carga y descarga, impulsar carriles multiuso o favorecer la distribución nocturna”, entre otras medidas.

Por su parte, el subdirector general de Ordenación del Transporte de la Generalitat, Josep María Fortuny, ha recordado que “estamos en un contexto positivo de recuperación, donde el transporte por carretera está alcanzado niveles parecidos a la época prepandémica”, lo que, a su juicio, “debería provocar un estímulo en el conjunto de los operadores”.

Los retos de la logística y el transporte del futuro, jornada organizada por Uno y celebrada en Barcelona.

Por tanto, considera que “es el momento de resolver los problemas de movilidad de mercancías que surgen dentro de las ciudades y adaptarnos a los profundos cambios que se están presentando en los modelos de distribución y consumo”.

En esta línea, ha subrayado, las administraciones públicas deben hacer que las empresas puedan adaptarse a los nuevos requerimientos sobre distribución urbana “de una forma racional y económicamente viable”.

Impulsar una distribución urbana de mercancías eficiente pasa por diseñar estrategias que garanticen la sostenibilidad y la descongestión de las ciudades. En busca de estos objetivos medioambientales, ha recordado Fortuny, surgen las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE), que permitirán mejorar la calidad del aire en zonas urbanas y reducir la generación de gases de efecto invernadero y que, a su vez, “repercutirá de forma directa en la DUM”. “

Las ponencias ‘Los retos de la distribución urbana de mercancías’, ‘Retos y desafíos de la digitalización en la distribución urbana’, ‘Proyecto Economía Circular España: situación actual, oportunidades y recomendaciones del sector de la logística’ y el coloquio ‘La sostenibilidad y competitividad en los nuevos modelos de ciudad’, han completado la agenda del encuentro celebrado en Barcelona.