«Ha sido una integración sencilla». Esta es la opinión que ha señalado Luis Ángel Gómez, responsable de la división europea de transportes de XPO, al diario ‘Cinco Días’, tras la fusión que se llevó a cabo a finales de abril entre la compañía estadounidense y Norbert Dentressangle.

Con esta operación, ambas compañías han buscado ofrecer a sus clientes una mayor cobertura geográfica de sus servicios y reforzar su posición tanto en los Estados Unidos como en Europa, un proceso este último que continuará en los próximos años apoyado en el crecimiento a través de la adquisición de nuevas compañías y las inversiones realizadas en tecnología, especialmente en la trazabilidad, así como la optimización de los costes y las cargas del transporte.

En cuanto al e-commerce, Gómez indica que el sector de la logística «está en el inicio todavía», con crecimientos fuertes y un soporte tecnológico. Para ello, se aprovechará la tecnología del ‘big data’ y la inteligencia de flujos.

Dentro del grupo, la división española ya es el cuarto mercado por facturación y el de mayor potencial de crecimiento junto a Reino Unido, una previsión basada en los datos obtenidos durante la crisis. En esos años, el equipo español ha duplicado su tamaño y la división de transporte ha pasado de 235 millones de euros a 450 millones.

Marco legislativo europeo

De hecho, España, junto a Reino Unido y Portugal, son los tres países a la cabeza del crecimiento económico europeo, según Gómez. En este sentido, no se prevé un gran incremento de la economía, aunque durante los próximos años continuará la leve mejoría iniciada en el 2015.

Por último, el responsable europeo ha hecho referencia a las diferencias existentes entre las regulaciones europeas en lo que se refiere a la logística. «Europa es un continente pero a diferencia que EEUU hay muchos hábitos de consumo, muchas diferencias y distintas formas de trabajar la logística y el transporte”.

Así, a pesar de que el transporte es el movimiento de mercancías y existe en Europa un mercado único, «las legislaciones europeas son distintas». Por ello, ha defendido una regulación comunitaria que ayude a eliminar las dificultades en el sector y se salven las barreras legislativas y los «intereses individuales diferentes a los comunes».