Maersk OPCSA

La capacidad de Maersk ha caído un 2,6% hasta los 4,02 millones de TEUs.

La cuota de mercado de Maersk en transporte mundial de contenedores se ha reducido un 1,5% en los últimos 12 meses, dado que algunos de sus principales rivales han ganado peso en este tiempo. Sin embargo, la naviera danesa, que sigue a la cabeza, parece aceptar con total normalidad la situación y se resiste a aumentar su capacidad para 2019.

La capacidad total operada Maersk y sus diversas filiales, incluyendo Hamburg Sud y Safmarine, ha caído un 2,6% hasta los 4,02 millones de TEUs, frente a los 4,11 millones de un año antes. Durante el mismo periodo, la capacidad global ha repuntado un 6% hasta los 22,69 millones de TEUs, según recoge el último informe de la consultora Alphaliner.

El operador pretende seguir reduciendo sus cifras a lo largo del próximo ejercicio. Desde la Dirección, ya han confirmado que no pretenden realizar adquisiciones ni encargar nuevos buques de gran tamaño en 2019.

Es más, podría enfrentar un desafío añadido a partir de diciembre de 2018, con la cancelación forzosa de sus acuerdos en las líneas entre el Lejano Oriente y la costa este de Sudamérica, por orden de las autoridades chinas. Se espera que la presión de Maersk aumente con esta situación y con la llegada de rivales que seguirán tratando de erosionar su cuota de mercado.

Destaca principalmente la naviera china Cosco, que ha sido la que más ha crecido en los últimos 12 meses, pasando su cuota de mercado del 11,6% al 12,4%. Además, el operador tiene por delante un calendario plagado de entregas.