La organización que agrupa a las asociaciones de navieros de la Unión Europea, Ecsa, ha realizado una encuesta en abril entre sus miembros para evaluar el impacto económico en la industria de la pandemia del Covid-19 y las diferentes medidas que se han puesto en marcha en cada país.

Los resultados muestran que todos los segmentos, salvo el de los petroleros, se han visto afectados por la situación, destacando los de los ferries, los cruceros, los car-carriers y las embarcaciones offshore.

El descenso en los ingresos ha superado incluso el 60% y aunque se esperan signos de recuperación a medida que avance el año, las pérdidas serán muy significativas. A nivel laboral, el sector de los marineros ha sido el que más ha sufrido las consecuencias de la crisis sanitaria, mientras que el personal de oficina se ha visto menos afectado.

Cada país ha establecido diferentes mecanismos para hacer frente a la pandemia de los que puede beneficiarse el personal de tierra, pero en el caso de los tripulantes, las medidas solamente son de aplicación para los trabajadores nacionales.

Recuperación económica

Uno de los resultados más preocupantes del informe tiene que ver con la falta de medidas nacionales, regionales o locales contra los problemas de liquidez del sector, pues incluso en el caso de que se hayan puesto en marcha, los propios bancos no ofrecen estas opciones en la práctica y si lo hacen, la carga administrativa y los costes superan a los beneficios.

Además, el informe señala que los segmentos más golpeados por la pandemia son precisamente los que menos ayudas están recibiendo. La industria afronta el futuro con preocupación, pues no espera volver a los niveles de actividad previos a la crisis a lo largo de 2020.

Aunque más de la mitad de las empresas que han participado en la encuesta son positivos en cuanto a la recuperación del empleo, creen que los planes de inversión tendrán que ser cancelados o aplazados.

Es el caso de las inversiones destinadas a la reducción de emisiones, pues solamente el 26% seguirán adelante con ellas tal y como estaba previsto, mientras que el 30% modificará sus planes y el 44% ya no tiene previsto realizarlas.