Puerto de Kaohsiung en Taiwan

Los operadores independientes siguen resistiendo ante el desafío de las grandes navieras.

Los operadores de Transporte Marítimo de Corta Distancia y conexiones ‘feeder’ en las rutas del Lejano Oriente están perdiendo cuota de mercado en favor de las grandes navieras en lo que parece que se está convirtiendo en una tendencia global.

A ello han contribuido las fusiones y adquisiciones que han generado una mayor consolidación en el mercado y el desgaste sufrido por los operadores de TMCD, de menor tamaño, que han inclinado la balanza a favor de los grandes actores, tal y como explican desde Alphaliner.

La capacidad total operada en los servicios del Lejano Oriente, excluyendo los de cabotaje, se han duplicado en la última década, pasando de los 890.000 TEUs de 2009 a los 1.900.000 TEUs con los que ha arrancado 2019. En el mismo periodo, las grandes navieras han pasado de controlar el 50% de la capacidad en estas rutas al 56%.

Aunque la cuota de los operadores de TMCD y servicios ‘feeder’ se ha hundido, han conseguido incrementar su capacidad total en un 86% en los últimos 10 años, repartiéndose más del doble de este mercado entre los cinco de mayor tamaño: Wan Hai, SITC, KMTC, Sinokor y TS Lines.

Sin embargo, los que utilizan los contenedores del propio cargador para establecer conexiones ‘feeder‘, como RCL o Samudera, han tenido menos éxito en cuanto al crecimiento de sus operaciones, pues el tamaño de su flota se ha estancado.

A pesar de ello, todos estos operadores independientes siguen resistiendo al desafío de las grandes navieras, salvo algunos de los más pequeños, como MISC Berhad, STX Pan Ocean, New Econ Lines y EP Carriers, que han desaparecido de escena en la última década.