Comisiones Obreras y UGT acusan a Correos de ocultar los datos de positivos de coronavirus en su plantilla, toda vez que «que desde el 13 de abril la dirección de la empresa ha dejado de ofrecer los datos que, desde el inicio de la crisis sanitaria y hasta la mencionada fecha, venía proporcionando a las organizaciones sindicales a través de informes detallados».

Según las centrales sindicales, el operador postal público suma desde el 6 de abril casi 1.000 positivos, mientras que 4.000 trabajadores han pasado cuarentena.

Sin embargo, los sindicatos estiman que Correos «fuerza una desescalada del 100% de la plantilla sin hacer test ni medir la temperatura, ni guardar la distancia de seguridad, lo que ha provocado nuevos repuntes de contagios», en una medida que califican de «imprudente y acelerada».

Así pues, los representantes de los trabajadores alertan sobre «un previsible repunte de contagios que ya se está produciendo en varias provincias porque no se cumplen las condiciones de prevención ni tampoco la distancia de seguridad».

La compañía pública, por su parte, alega que se trata de datos confidenciales, mientras que los sindicatos colocan a Correos como el segundo colectivo laboral con mayor índice de contagio, solo superado por el sanitario y por encima de los cuerpos y fuerzas de seguridad, según los datos ofrecidos en esas fechas por los Ministerios de Sanidad e Interior.

De igual modo, las centrales sindicales estiman que existe una «situación de riesgo tras conocerse la proliferación de nuevos contagios y casos de cuarentena en Málaga, Madrid, Albacete o Toledo, que están saliendo a la luz tras la realización de pruebas diagnósticas ajenas a Correos».