Transporte por carretera en Madrid

Es el turno de Alicante. Los sindicatos del transporte por carretera amplían sus protestas y movilizaciones a cuenta de la negociación de los convenios provinciales de transporte de mercancías por carretera a la provincia de Alicante.

Así, CCOO y UGT han decidido convocar una concentración para el próximo 19 de junio frente a la sede de la patronal del transporte de mercancías por carretera de Alicante (Fetrama) e iniciar la huelga indefinida a partir del día 2 de julio, uniéndose de esta forma a las ya convocadas en la provincia de Valencia por la defensa del mismo convenio sectorial.

Según denuncian los sindicatos, desde la finalización del Convenio en 2010, la patronal “ha estado dilatando el proceso de negociación hasta colmar la paciencia de los trabajadores del sector, ante el hecho constatado de un empresariado que parece no tener límite en sus pretensiones”.

Por ello, tanto UGT como CCOO vuelven a usar el calificativo de “irresponsable” para definir la actitud de Fetrama en la negociación del convenido colectivo y consideran que sus “esperas y suspensiones” durante meses bajo la excusa de “reflexionar«, era sólo una estrategia para “dilatar al máximo la negociación hasta tener consolidada la reforma laboral que el PP les había servido en bandeja”.

La postura patronal sorprende a los sindicatos sobre todo si se tiene en cuanta que a primeros de mayo llegaron a firmar un preacuerdo del Convenio, donde la parte social aceptaba una moderación salarial en 2011 y 2012, con una subida de un 0%; 2013 del 0,5% y 2014 del 0,6%, “acordes con lo pactado entre CEOE, UGT y CCOO a principios del año 2012”, destacan.

Igualmente se acordó una suspensión de la antigüedad hasta el 2014, así como nuevos criterios en cuanto al complemento IT. Este preacuerdo firmado por las partes, debía ser ratificado tanto en asambleas de trabajadores como por las empresas. En una maniobra incomprensible, la patronal dice ahora que no le vale, rompiendo, nuevamente, la buena fe en la negociación recalcan CCOO y UGT que se preguntan cuál es la pretensión de la patronal con esta actitud.