Vizcaya se une a las huelgas del transporte de mercancías por carretera tras Barcelona, Valencia o Guipúzcoa, para defender unas mejores condiciones laborales y desbloquear la mesa de negociación. 

Los sindicatos CCOO, UGT y LAB han convocado un paro de 24 horas el 28 de junio para exigir que se mantengan unas condiciones laborales dignas para el personal del sector y en defensa de los convenios provinciales, sin renovar desde 2009, que la patronal pretende eludir amparada en la reforma laboral.

Los sindicatos acusan a la patronal de “sacar ventaja de la situación económica general” ya que según critican obstaculiza la renovación de las condiciones económicas de los convenios sectoriales y se propone recortar mejoras y derechos laborales amparándose en la reforma laboral.  

Por lo que señalan que “dejar morir el convenio cuando acabada su vigencia para renegociar todo de nuevo”, partiendo del Estatuto de los Trabajadores, y poder establecer jornadas anuales de 1.826 horas y salarios anuales de 8.979 euros.

Además de rechazar los despidos más baratos y salarios más bajos, no aceptan el argumento “que esgrime las patronales de que todo está muy mal, hay poco trabajo y la situación económica y productiva es desastrosa a causa de la devaluación de las tarifas, el incremento del combustible y la sobre estructuración del sector”. En este sentido, matizan que “todo les vale” para justificar la precarización de las condiciones laborales.

Por ello, después de analizar y valorar esta situación, los sindicatos consideran que existen suficientes motivos para convocar paros y movilizaciones con el objetivo de limitar los efectos de la reforma laboral y para que sigan siendo los convenios sectoriales provinciales la referencia minima principal para mantener y mejorar las condiciones laborales.