Tras el anunció de la La Comisión Europea de su denunciar a España a la Corte de Justicia de la Unión Europea, (CJEU) debido a las normas sobre contratación de mano de obra estibadora en puertos como Barcelona, Algeciras, Valencia y Bilbao, la ETF e ITF han iniciado un proceso de consulta con los sindicatos afiliados en España, para ver como pueden apoyarlos ante los posibles cambios en la manera en que los estibadores son contratados en los puertos españoles.

Actualmente, las empresas estibadoras contratan estibadores a través de compañías privadas formadas por el conjunto de empresas empleadoras de cada puerto, en lugar de contratarlos directamente. La Comisión Europea argumenta que las empresas estibadoras de cualquier otro estado miembro de la Unión Europea, que quisieran establecerse en los puertos españoles, se podrían ver disuadidos por el actual sistema de contratación y que eso obstaculiza el ejercicio de la libertad de establecimiento.

Terje Samuelsen, presidente de la sección de estibadores de la ETF, señala que “ahora podemos ver que la Dirección General de Movilidad y Transportes (DG Move) de la Comisión Europea está decidida a insistir en su intención de introducir el tercer paquete portuario, esta vez no sólo a través de la legislación, sino también mediante la apertura de procesos judiciales, e imponiendo la liberalización de las labores de estiba como condición para la concesión de los fondos de rescate. ¡Ahora están tratando de justificarse al usar la corte para establecer, en realidad, que el dumping social sea aceptable en la Unión Europea!”

Los estibadores en Europa, señala Semuelsen, “con el apoyo de los estibadores del resto del mundo, afrontaremos esta lucha y estamos seguros de que vamos a vencer en esta importante cuestión. Vamos a apoyar a nuestros compañeros en España de todas las formas posibles”.

La ETF e ITF renuevan su llamamiento al gobierno español para defender eficazmente el actual sistema español ante la Corte de Justicia de la Unión Europea. “La Ley actual es el resultado de una extensa consulta y debate entre los distintos interlocutores sociales, y tanto los empleadores como los sindicatos siguen estando a favor de mantener el sistema actual”, aseguran la ETF e ITF en un comunicado.

Además del impacto directo que un cambio en el sistema de contratación supondría para los estibadores españoles, también tendría implicaciones para los estibadores de toda la Unión Europea. Una decisión a favor de los argumentos de la Comisión Europea, “podría establecer un precedente en el que las preocupaciones por la empresa privada y la competencia en la Unión Europea, estuvieran por encima de cuestiones laborales como la seguridad en el trabajo”, aseguran las organizaciones sindicales.