El dictamen motivado que la Comisión Europea a remitido al Gobierno Español cuestionando el modelo de estiba portuaria y poniendo en duda la legalidad de las SAGEPs que recoge la Ley de Puertos 33/2010 ha caído como un «jarro de agua fría» entre los sindicatos estibadores españoles.

Para el portavoz del sector portuario de CCOO, Ernesto Gómez, ha asegurado a cadenadesuministro.es que el dictamen es una «prueba palpable de que la Comisión no tiene fuerza para imponer un modelo portuario en Europa pero tiene las malas intenciones para fastidiar un trabajo que se hace en las mejores condiciones de calidad, servicio y rentabilidad«.

Además, considera que la Comisión desoye al Parlamento Europeo cuyo representante en la conferencia sobre el nuevo modelo portuario en Europa, que se ha celebrado esta semana en Bruselas, expresó una opinión completamente contraria «pero sus palabras no han tenido repercusión en los medios«.

Para el responsable de CC.OO. este dictamen, en el que se amenaza a España con llevarla el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, «revela una vez más la pérdida de influencia del Gobierno español«. Además, Gómez responsabiliza en parte al actual presidente de Puertos del Estado «porque seguro que estaba al corriente del asunto pero no dicho nada y ha preferido callar«.

Objetivo desregularizar el sistema portuario

Similar opinión muestra José Antonio Olaizola, responsable de puertos de UGT, al considerar que la única intención de la Comisión «ya no es siquiera liberalizar el sector portuario, que lo está desde hace mucho tiempo, sino desregularizar para que las navieras puedan cargar y descargar sus barcos con personal propio o a través de ETTs y empobrecer así las condiciones laborales para tener ellas más beneficios«. Quieren, asegura, «quitar a unos trabajadores para poner a otros en condiciones precarias«.

En su opinión, el propósito de la CE es el mismo que el que está llevando a cabo el Gobierno de Portugal y que ha motivado las huelgas de los últimos días en todos los puertos de Europa.

Olaizola reconoce que desde los sindicatos de la estiba no se tiene miedo a hablar de liberalización en el sector pero «en ningún caso vamos a aceptar que se desregularice un sector para que cada uno haga lo que quiera«, advierte. En este sentido, recuerda que parlamentarios europeos ya han visto cómo funciona la industria portuaria y han comprobado que hay cientos de empresas en los puertos con miles de trabajadores, que desempeñan su labor con profesionalidad y garantías de seguridad a través del pool de la estiba. Si el sistema funciona bien, por qué cambiarlo se pregunta el responsable portuario de UGT y recuerda que tanto PP como PSOE están de acuerdo con este modelo y por eso se plasmó en la Ley de Puertos.

Por ello, cree necesario que el Gobierno se manifieste al respecto y responda claramente a la Comisión de que «España no está contraviniendo ninguna norma o tratado europeo contra la libertad de mercado«. Asimismo, recalca que en España los puertos «funcionan bien y la productividad es muy alta y los costes muy ajustados«.

Conferencia para analizar la situación

Dada la gravedad del asunto, UGT tiene previsto organizar el próximo 10 de octubre una conferencia en Madrid con la asistencia de todos los actores implicados, sindicatos de la estiba, empresas, autoridades portuarias etc. para fijar una postura al respecto. Aparte, el sindicato se pondrá en contacto con Anesco para que aclare si está o no está de acuerdo con el modelo.

El responsable portuario de UGT entiende también fundamental retomar rápidamente las negociaciones del convenio marco de la estiba porque «tras esta decisión de la CE, urge todavía más firmar un convenio que defina nuestros ámbitos y condiciones laborales«.