XPO Logistics inaugura un nuevo centro de transporte y distribución en Pamplona

Los sindicatos dan al operador un plazo de tres meses.

En un movimiento inédito, los sindicatos europeo de la logística y el transporte se plantean utilizar una ley francesa para obligar a una multinacional del sector a adoptar las medidas pertinentes para acabar con las violaciones de los derechos humanos en toda su cadena de suministro.

En este sentido, una alianza de sindicatos ha enviado un emplazamiento a XPO Logistics Europe para que cumpla las obligaciones que le impone la ley francesa sobre el deber de vigilancia corporativa, que contempla el cumplimiento de determinadas obligaciones con el objeto de garantizar que se respeten los derechos humanos de las trabajadores, las comunidades locales y otras personas afectadas por las operaciones de la empresa en todo el mundo.

Las centrales sindicales estiman que, aunque esta norma pertenece al Derecho francés, sin embargo, «su alcance es mundial, ya que las obligaciones de dicha empresa se aplican también a las operaciones de sus filiales en el extranjero y a sus relaciones comerciales internacionales», incluyendo con sus proveedores y subcontratistas en cualquier parte del mundo.

En este sentido, los sindicatos europeos agrupados han emplazado a XPO a cumplir sus obligaciones en el plazo de tres meses permitido por la ley y, en caso contrario, amenazan con llevar este asunto ante la jurisdicción francesa competente.