Un año después de su aprobación por el Parlamento Europeo, los sindicatos europeos estiman que hay mucho que hacer para conseguir una aplicación efectiva del Paquete de Movilidad.

En concreto, diversos informes que maneja ETF sugieren que en determinadas partes del mercado no se respetan ni se cumplen las normas estipuladas en el Paquete de Movilidad y, además, que tampoco todas las autoridades de los Estados miembro las aplican de forma coherente, ni coordinada.

Incluso la federación europea señala que diferentes segmentos del transporte por carretera europeo «siguen estando infestadas de fraude, trata de personas, extorsión y dumping social«.

Por eso piden a la Comisión Europea y a las autoridades nacionales que inviertan mucho más en la aplicación de los términos del Paquete de Movilidad intensificando los controles en carretera y en las empresas.

En concreto, la ETF pide una vigilancia especial de los tiempos de conducción y los períodos de descanso, de la prohibición de tomar el descanso semanal regular en la cabina y la obligación de una empresa de organizar el trabajo de sus conductores de forma que los conductores pueden regresar cada tres o cuatro semanas al lugar de residencia del conductor o al centro operativo de la empresa.