Protesta de los sindicatos por la privatizacion de Aena Aeropuertos

Para los sindicatos CCOO, UGT y USO, la intención del Ministerio de Fomento de renunciar al control público estatal de Aena supone “una temeridad que tendrá consecuencias negativas e imprevisibles” para el principal motor económico del país, como es el turismo.

De confirmarse el cambio de posición de la ministra, supondría la renuncia a la defensa del interés general, plegándose a los intereses de los especuladores, quedando desautorizada al contradecir su compromiso con una Aena en red y con mayoría pública estatal. “La ministra debe explicar por qué se posiciona del lado de los especuladores, renunciando a convertir a Aena en un factor esencial del desarrollo económico”, exigen los sindicatos.

Para los tres sindicatos, la privatización de los aeropuertos supone primar los intereses económicos de los inversores sobre la seguridad y calidad de las operaciones aéreas. Además, entienden que “conllevará un incremento desmesurado de las tasas a medio plazo”, con el consiguiente efecto negativo para el crecimiento de la actividad aeroportuaria y de la economía en general.

Dejar en manos privadas el control de la principal empresa pública, va tener un impacto tremendamente negativo en la economía, priorizando el saneamiento de las cuentas de Aena y el reparto de dividendos entre los accionistas, frente a la necesidad de convertirla en motor de desarrollo de la primera industria del país, la turística”.

Freno sin precedentes al desarrollo económico

La privatización de Aena va suponer un freno sin precedentes al desarrollo económico y social de los entornos aeroportuarios y dejaría sin efectos la participación de los comités de coordinación aeroportuarios ya que, en opinión de los tres sindicatos firmantes del comunicado, “primarán los intereses de los inversores sobre el desarrollo social y económico de  los territorios”.

Para CCOO, UGT y USO el experimento económico-financiero de la privatización de Aena, “que presta su servicio público sin repercutir un solo euro a la ciudadanía”, desprecia su valor cómo infraestructura vertebradora social, territorial y de desarrollo económico.

Solicitan por ello, la creación de una comisión parlamentaria que ponga el foco sobre las consecuencias de esta decisión y depure las responsabilidades derivadas de una acción tan perjudicial para los intereses generales.

Los sindicatos, que esperan las explicaciones del Ministerio de Fomento “ante la situación de alarma creada”, definirán su acción sindical en las próximas semanas e instan a que se active un debate social, político e institucional sobre el modelo aeroportuario que necesita el país alejado de situaciones coyunturales e intereses particulares. “No podemos estar cambiando cada dos años de modelo ya que las consecuencias económicas, de cohesión y en materia de seguridad de un error histórico como la privatización de Aena, serán irreparables”.

A la Coordinadora Sindical Estatal no le sorprende el dictamen favorable del Consejo Consultivo de Privatizaciones ya que “se enmarca en la estrategia de propaganda del Gobierno a través de un organismo deslegitimado, que avaló las inviables privatizaciones de Loterías y Apuestas del Estado y las sociedades concesionarias de Barajas y El Prat”. Es un órgano, que “lejos de velar por el interés general, legitima los procesos privatizadores de quienes les han nombrado”.