UGT considera que en la reunión celebrada ayer martes -solo un día después de la huelga realizada en Renfe- el ministerio de Fomento entre los sindicatos con presencia en el sector ferroviario con el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catala, y los presidentes de Adif, Feve y Renfe Operadora se desarrolló el mismo discurso que viene manteniendo hasta ahora el Gobierno, “reincidiendo en la actitud del doble discurso: buenas palabras, mucha amabilidad y mucha voluntad de diálogo para luego no ofrecer resultados a los ferroviarios”.

Según el sindicato, Catalá continúo justificando la necesidad de acometer el proceso de reformas planteado en el RD 22/2012 por la situación financiera de las empresas.  “Mantienen el planteamiento de separación en cuatro sociedades de Renfe Operadora y la fecha de julio de 2013 para la liberalización del transporte ferroviario de viajeros, siguen anunciando la más que probable supresión de servicios y cierre de líneas a través de la declaración de Obligaciones de Servicio Público, mantienen la fecha de 1 de enero para finalizar el proceso de integración de Feve en Renfe y Adif, si bien apuntan la existencia de instrumentos legislativos para poder dilatar el plazo”, señala el comunicado remitido por la organización sindical.

En cuanto a la segregación de ADIF en dos empresas, los agentes sociales opinan que Fomento deja “entrever” la posibilidad de que la separación sea “exclusivamente contable entre la Alta Velocidad y la Red Convencional”.

Fomento les ha mentido

Frente a la voluntad de diálogo del ministerio dirigido por Ana Pastor, los sindicatos recriminaron su actitud durante todo este año, “mintiéndonos sobre la participación en el diseño del modelo de ferrocarril y adoptando decisiones transcendentales para nuestras empresas a golpe de decreto, motivo por el que somos escépticos en cuanto a su voluntad de diálogo que, hasta ahora, es escasa”.

Tras la reunión los secretarios generales de todos los sindicatos se reunieron para analizar la situación y acordando mantener vivo el conflicto trasladando la situación real al colectivo ferroviario para debatir en las asambleas y recabar la opinión de los trabajadores. Asimismo, se enviará una carta a la ministra de Fomento, planteándole que el escenario de diálogo que proponen no puede “circunscribirse exclusivamente a sus planteamientos”, sino que debe estar abierto a las reivindicaciones sindicales en todas las materias a tratar.

Por último, advierten que no descartan la convocatoria de nuevas movilizaciones si detectan que la voluntad de dialogo se circunscribe “exclusivamente a los planteamientos de Fomento”.