En la reunión mantenida este lunes 23 de julio con los representantes de CC.OO., UGT, CGT, Semaf, Sindicato Ferroviario y Sindicato de Circulación, en Adif, Renfe y Feve, la ministra de Fomento, Ana Pastor, les ha ofrecido abrir un «proceso de diálogo y negociación» sobre la apertura a la competencia del sector ferroviario, según han informaron fuentes oficiales del ministerio.

Este proceso se materializará mediante la creación de distintas mesas de trabajo para abordar la actual situación del sector, su liberalización y la integración de Feve en Renfe y Adif, entre otros aspectos de la reforma de este modo de transporte.

Pastor ha reiterado a los sindicatos que el «objetivo fundamental» de la reforma, aprobada el viernes por el Consejo de Ministros, es «garantizar la viabilidad de los operadores ferroviarios«, para lo que estima preciso «adoptar un conjunto de medidas, dada la situación de endeudamiento y pérdidas que presentan Adif, Renfe y Feve«.

Según los datos aportados por Fomento, estos tres operadores, que anualmente reciben del Estado unos 2.500 millones de euros y emplean a casi 29.000 trabajadores, cerraron 2011 con «números rojos» conjuntos de 447 millones y una deuda de 20.700 millones. En la reunión, la ministra agradeció a los sindicatos «su disposición al diálogo y a la búsqueda de soluciones negociadas«.

Se mantiene la huelga del día 3

En todo caso, tras la reunión los sindicatos ha anunciado que mantienen la convocatoria de huelga para el próximo 3 de agosto, en contra de la apertura a la competencia en el sector ferroviario. Además, no descartan la convocatoria de más movilizaciones. Por ello, todos los sindicatos con representación en el ferrocarril se reunirán mañana martes para analizar la situación y, en su caso, decidir nuevas movilizaciones.

Para los sindicatos, la desconvocatoria del paro del día 3 de agosto pasaría por la retirada del Real Decreto-Ley que el Gobierno aprobó el viernes por el que se dicta la apertura a la competencia del tráfico de viajeros en tren en julio de 2013, la división de Renfe en cuatro empresas y la supresión de Feve.