Flota de aviones de Iberia

Tras el rechazo de los sindicatos a negociar con Iberia el pasado viernes, el SIMA, Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje, convocó para este lunes otra reunión que ha tenido el mismo resultado que la de la semana pasada, no llegándose a ningún acuerdo.

Sin embargo pese a este nuevo fracaso, los representantes sindicales han decidido suspender las protestas en “interés de los usuarios” del transporte aéreo y de la “alta demanda prevista” en este modo de transporte en fechas navideñas. A pesar de no continuar con la protesta, los sindicatos insisten en que “el desacuerdo con los representantes de la compañía es total”. De este modo, los sindicatos han informado de que a partir de mañana “se redefinirá la estrategia sindical” a corto plazo para hacer frente al conflicto.

Los sindicatos con representación en Iberia, UGT, CCOO, USO, Asetma, Sitcpla y CTA-Vuelo, decidieron llevar a cabo seis días de huelga como protesta al plan de Iberia tras rechazar la aerolínea la propuesta presentada por los sindicatos que recogía aspectos como la no segregación de los negocios o la inaplicación del ERE propuesto.

No obstante, los llamamientos desde el Gobierno a aunar posturas y las peticiones realizadas desde el Ejecutivo han cvonseguido que los sindicatos suspendan la huelga.

Ante la decisión de los sindicatos, Iberia ha asegurado que la desconvocatoria de la huelga debería ser «un primer paso en el camino necesario del diálogo y la negociación, que es la única vía razonable para resolver los problemas actuales de la compañía sin que los clientes se vean perjudicados”.

Asimismo, sobre la negociación que ha tenido lugar durante la jornada de hoy, la aerolínea ha apuntado que “ha mostrado la máxima flexibilidad» hacia las propuestas que han hecho sindicatos. Sin embargo, aunque se haya “perdido una oportunidad de avanzar”, también podría ser un “primer paso para futuras negociaciones”. 

Según la aerolínea la huelga “agrava aún más la situación y perjudica especialmente a los clientes, sin que los trabajadores de la compañía obtengan ningún beneficio”. De este modo ha resaltado, que la compañía acumula unas pérdidas de 262 millones de euros hasta septiembre.

Optimizar la red

Como consecuencia de estas pérdidas, Iberia ha presentado su nueva política comercial de rutas que tienen por objeto “centrarse en la red más estratégica para optimizarla en 2013 y crecer a partir de ese momento en función de la situación económica y de los mercados”. Asimismo, Iberia con los nuevos cambios pretende aumentar los ingresos y reducir los costes comerciales para “consolidar una base sólida de crecimiento futuro”.

De este modo, la compañía suspenderá las rutas “más deficitarias” donde, según aseguran “es díficil competir” con otro tipo de operadores. Por lo que las rutas a Atenas, El Cario y Estambul dejarán de operar a partir de enero, mientras que los vuelos a Santo Domingo y a La Habana se suspenderán en abril.

No obstante, Iberia tiene previsto aumentar su oferta en rutas como las que unen España con Brasil, México, Miami, Centroamérica, Chile o Ecuador en el largo radio. Además, en las rutas de corto y medio radio el citado plan también contempla incrementar la oferta con destinos como Londres, Casablanca, Argel, Nuakchot, Dakar o Malabo.

Estos no son los únicos cambios, ya que la empresa española va a modificar las Clases Business y Turista en las rutas de largo radio, para incorporar lo «último del mercado«, tanto en la flota actual de Airbus A340-600 como en los nuevos A330 que reciba a partir del año próximo. La compañía también mejorará el servicio en tierra, y está también trabajando en otras fórmulas que le permitan captar nuevos ingresos, como son las nuevas salas VIP en los aeropuertos de Miami y de Buenos Aires.