Las cadenas de supermercados han logrado en plena pandemia encontrar posibilidades para llevar su negocio a un nuevo nivel. Manhattan Associates ha recopilado las cinco tendencias que definirán su hoja de ruta de los supermercados en 2021 y que forman parte de una importante transformación que se extenderá en el tiempo.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el cliente ya no prefiere el comercio físico sobre el digital, o viceversa, sino que busca la relación más fluida posible entre ambos formatos.

La fusión de mundos está llevando a los supermercados a fortalecer su estrategia omnicanal, empleando todos los canales posibles de consumo de manera simultánea y apostando por opciones como el ‘Click & Collect‘ o el ‘Take Away‘.

A esto se añade la necesidad de garantizar plazos de entrega más cortos, una batalla que encabezan los gigantes tecnológicos y las ‘start-ups’ de reparto a domicilio. Los supermercados tienen un desafío en este ámbito, pues muchas empresas de este tipo están empezando a ofrecer alimentación y productos de primera necesidad.

Por eso, deben ofrecer proximidad y conveniencia a sus clientes, apoyándose en las nuevas tecnologías para reformular la experiencia de compra. Esta reinterpretación, en el caso de los establecimientos físicos, conducirá hacia espacios inteligentes, donde las pantallas y los pagos ‘contactless’ jugarán un rol importantísimo.

Por ejemplo, el gigante estadounidense Kroger ha instalado un nuevo carrito de la compra inteligente en uno de sus supermercados que permite escanear artículos y pagar.

Además, la pantalla puede mostrar recomendaciones de listas de compras y ofertas promocionales, así como información orientativa, y los clientes pueden registrar su tarjeta de fidelidad. Con este tipo de soluciones, mejorará la seguridad en materia sanitaria y se agilizarán los procesos de pago.

Automatización de la cadena de suministro 

Por otro lado, ante el volumen creciente de datos y la necesidad por operar más rápido, las cadenas de supermercados se están viendo en la necesidad de tener que agilizar y optimizar sus procesos.

Las soluciones de automatización tienen mucho que decir en este sentido, pues brindan la capacidad de operar de forma independiente, sin descanso, para descargar de tareas mecánicas a los empleados o gestionar con mayor eficacia el stock o al propio personal.

En 2021, será imprescindible que los supermercados incorporen software para empresas, que les permita mejorar la velocidad, eficiencia, visibilidad y trazabilidad, para adaptarse al creciente volumen de pedidos del comercio electrónico.

En lo que respecta a la sostenibilidad, conviene reevaluar las opciones de empaquetado y envasado. Además, más allá de la desaparición progresiva de las bolsas de plástico, se podrá ver un mayor uso de la tecnología para reducir el exceso de artículos en el inventario que sean altamente perecederos.