Gran parte de los 60.000 empleados que tiene la plantilla de las plataformas logísticas que tiene distribuidas Amazon por todo el mundo tienen a su empresa en el punto de mira por las condiciones laborales en las que desarrollan su actividad.

Con estas preocupaciones, la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), que agrupa a 708 organizaciones sindicales de transportes de 154 países, como parte de su análisis del futuro del trabajo, los intercambios internacionales y el impacto del e-commerce y la tecnología en el mundo laboral, está recogiendo información de primera mano, sobre cuáles son las condiciones laborales de las empresas, para realizar un informe internacional sobre la actuación empresarial de Amazon en este campo, así como de otras empresas del sector tecnológico.

En este sentido, a raíz de un encuentro celebrado a finales de abril entre representantes de ITF y de delegados sindicales de la plataforma de Amazon en El Prat, la organización internacional promueve la creación de una Red Global de Trabajadores de Amazon, que en junio se reunirán en Madrid, para abordar el tema de la salud laboral en los centros de trabajo.

Como refiere Comisiones Obreras, que se ha adherido a esta plataforma, «la situación de esta multinacional en materia de prevención y salud es muy deficitaria, tanto por los riesgos que entraña el propio trabajo, como por los horarios, las cargas de trabajo, los ritmos de trabajo, el estrés del personal y la perversa identificación de los trabajadores con el proyecto empresarial».