Este pasado miércoles, 2 de abril, se celebraron reuniones de trabajadores de la paquetera, en las plazas en las que Buytrago tiene repartidos sus centros, con el fin de valorar la propuesta de ERE realizada por el operador, que contempla una indemnización de 30 días con un máximo de 16 mensualidades.

«En concreto, en Madrid, se rechazó esta propuesta», según ha asegurado José Antonio Fernández, responsable de carretera de CCOO, «no tanto por la oferta en sí, como por la fiabilidad de la misma», ya que los trabajadores no ven seguridad de «que haya garantías de cobrar» las indemnizaciones que finalmente se puedan acordar con la dirección de la empresa

Desde el sindicato se pide que se haga un «acuerdo de garantías», para que se puedan extinguir los contratos con la confianza de que el dinero acordado finalmente se pague. En el caso de no ser así, «serán los trabajadores los que tengan que valorar entre salir pronto o esperar a que llegue la administración concursal».

La situación actual de los trabajadores «es difícil, porque si se van a otra empresa significa casi renunciar a sus derechos indemnizatorios y de paga», mientras que la situación de los transportistas autónomos es radicalmente diferente,«ya que su relación contractual se ha roto» y pueden comenzar a colaborar con otras empresas.

Por consiguiente, la postura del sindicato es de «no aceptar la indemnización en los términos actuales en que se ha planteado» y, según Fernández, comenzando por «poner el dinero encima de la mesa, no ya de las indemnizaciones, sino de las liquidaciones que les corresponden y que no se han adeudado».

En estos términos se ha trasladado el planteamiento de los trabajadores de la paquetera, a los representantes de Buytrago en la mesa de negociaciones celebrada el jueves 3 de abril en Madrid. De allí, «nos levantamos con una nueva cita para el miércoles», con el objetivo de seguir negociando dentro del período de consultas, que se inició el 24 de marzo y que finalizará el 22 de abril. «Si se llega sin acuerdo, la empresa tendrá que mover ficha, porque de lo contrario, sería agravar el proceso de concurso».

Aunque a este respecto, actualmente, CCOO sólo tiene constancia del preconcurso de acreedores, si bien «nos han anunciado que también se ha podido solicitar el concurso de acreedores».