El tráfico de mercancías del puerto de Castellón se ha incrementado un 0,9% anual durante el mes de agosto, para sumar un total mensual de 1.885.692 toneladas, en lo que podría suponer un punto de inflexión que habrá de confirmarse en los próximos meses.

La tendencia al alza se debe principalmente al incremento en el movimiento de graneles líquidos en un 16,7%, con lo que el volumen mensual alcanza las 991.117 toneladas.

Sin embargo, la crisis sanitaria condiciona el resto de tráficos, que registran descensos este mes de agosto respecto al mismo período del año anterior de un 6,2% en los graneles sólidos y de un 32,9% en la mercancía general.

De esta manera, el enclave castellonese suma un tráfico acumulado en los ocho primeros meses de 2020 de 12.413.603 toneladas, cifra que es un 9,6% inferior a la del mismo tramo del pasado 2019.

El movimiento de mercancías en este período da una clara muestra de la diversificación de tráficos de la dársena levantina.

En este sentidio, un 55,1% de las mercancías movidas por el recinto portuario son graneles líquidos, mientras que los graneles sólidos suponen un 34,2% y la mercancía general, un 10,7%.

Por mercancía, el puerto de Castellón ha movido durante el pasado mes de agosto principalmente petróleo, feldespato, arcillas, azulejos y baldosas y biodiesel que se han movido especialmente con puertos de Turquía, Nigeria, Rusia, Ucrania, Italia, Brasil y Argelia.