En el tercer trimestre de 2020, el puerto de Hamburgo ha registrado un tráfico total de 32 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 8% respecto al segundo trimestre, cuando había perdido un 16,2%.

Los efectos negativos del Covid-19 siguen haciéndose notar en los movimientos de mercancías alrededor del mundo, si bien parece que existe ya una mejoría y que hay motivos para ser optimistas. De hecho, en el caso del tráfico de contenedores, la caída ha sido incluso menor, del 4,9%, llegando a los 2,3 millones de TEUs.

El motivo principal es la relajación de las medidas de confinamiento durante el verano, sumado a las tareas de acumulación de stocks por parte de los comerciantes de cara a la temporada navideña.

Entre enero y septiembre, se han movilizado 93,2 millones de toneladas por vía marítima, lo que implica una caída del 10,7% respecto al año anterior, motivada por los descensos en todos los segmentos.

La mercancía general se ha reducido un 9,9% hasta los 65,2 millones de toneladas y los graneles, un 12,4%, hasta los 28 millones. Si bien no será posible alcanzar un tráfico similar al de 2019, la Autoridad Portuaria confía en que al menos la caída respecto al año anterior no sea de doble dígito a final de año.

En el ámbito de los contenedores, se han movido 6,3 millones de TEUs desde principios de año, lo que representa un descenso anual del 9,9%. En este sentido, el desarrollo del comercio con otros países no ha permitido compensar la caída del 11,3% en el transporte de contenedores con China, que es con diferencia el socio comercial más importante de Hamburgo.

Los mayores incrementos se han registrado en los tráficos con Singapur, Reino Unido y Malasia. Por último, conviene apuntar que las importaciones a través del puerto se han reducido en un 14,4%, mientras que las exportaciones han caído en un 5,5%.