Puerto de Rotterdam

El tráfico de contenedores en el puerto de Rotterdam ha caído un 0,5% en el 2015.

El puerto de Rotterdam cosecha buenos resultados en 2015, gracias a un aumento en el rendimiento de su tráfico de mercancías del 4,9% en comparación con el 2014, totalizando las 466,4 millones de toneladas.

La Autoridad Portuaria atribuye este crecimiento, sobre todo, al aumento del petróleo crudo y a sus productos derivados. «La caída de los precios del petróleo como resultado de los altos márgenes de las refinerías, así como las grandes cantidades de petróleo enviado para refinar han ayudado a incrementar su tráfico internacional, no sólo con destino a Europa sino también con destino a Rusia. En concreto, se ha incrementado un 8% la manipulación de petróleo crudo y en un 18%, el de los productos derivados del petróleo», se ha asegurado desde la Autoridad Portuaria.

Por ello, en general, los graneles líquidos han experimentado un aumento del 10,9%. También se incrementa el tráfico ro-ro (+10,1%), mientras que cae la manipulación de contenedores un 0,5%. En esta misma línea, desciende el tráfico de graneles sólidos un 1,0%, a pesar del aumento de la importación de acero chino barato y del carbón.

El último mineral citado, el carbón, se utiliza, sobre todo, para la industria y para las centrales eléctricas de Alemania. Sin embargo, la demanda de carbón ha bajado en el país germano debido al aumento de la demanda de la energía solar y eólica. Esto se ha contrarrestado con el incremento de la demanda en los Países Bajos, como consecuencia de la puesta en marcha de dos nuevas plantas de energía en Maasvlakte. Asimismo, ha caído el granel agrícola un 3,8%, hasta los 10,8 millones de toneladas.

Para los próximos meses, el puerto de Rotterdam continuará acometiendo su fase de transición ya que, debido a la necesidad de combatir el cambio climático, el puerto está desarrollando proyectos e iniciativas que le ayuden a mejorar su eficiencia energética, así como el impulso de las energías renovables y la bioquímica.