Durante el pasado mes de enero, el puerto de Valencia ha movido 6.020.271 toneladas de mercancías, un 4,35% menos que durante el primer mes de 2019.

En ese mismo período, el enclave portuario valenciano ha canalizado 428.418 TEUs, un 2,18% menos que hace un año, en una tendencia a la baja iniciada en el último trimestre del año pasado y que es consecuencia directa, a juicio de la Autoridad Portuaria, de la situación económica.

Con más detalle, los contenedores llenos han iniciado el año con un descenso del 1,05%, debido al comportamiento tanto de las exportaciones, que caen un 3,77%, como, sobre todo, de las importaciones, que también retroceden un 6,35%.

Al contrario, el tránsito se mantiene en registros positivos con una subida del 1,65%, mientras que los contenedores vacíos, por su parte, también decrecen un 5,62% durante el primer mes del año.

Al mismo tiempo, el comercio exterior de mercancía general disminuye un 8,67%, con un total de 1.744.154 toneladas. En concreto, las exportaciones descienden un 11,29%, mientras que las importaciones también caen un 5,19% anual.

La mercancía general no contenerizada, por su parte ha comenzado el año 2020 con un tráfico total de 1.056.377 toneladas y un descenso del 0,2%.

Por mercancías, cabe destacar los productos siderúrgicos, con 192.000 toneladas y un incremento del 14,73%; automóviles y sus piezas, con 113.000 toneladas y una disminución del 6,47%, y otros productos alimenticios, con 81.000 toneladas y un crecimiento del 8,65%.

Por su parte, el tráfico de automóviles por unidades también mantiene la tónica descendente con 44.931 vehículos manipulados, lo que supone una caída de un 12,35%.

En igual sentido, el tráfico ro-ro suma 906.372 toneladas en enero, lo que implica un un retroceso del 2,12% con relación al mismo mes de 2019.

Mientras, la mercancía general en contenedor ha disminuido un 2,05% durante el primer mes del año, con un tráfico total de 4.722.565 toneladas, con retrocesos parciales en los tráficos de materiales de construcción elaborados de un 5,5%, resto de mercancías, que pierde un 1,83%, y productos químicos, con una caída de un 5,94%.

Por lo que respecta a los graneles líquidos, el pasado enero el recinto portuario valenciano ha movido 125.153 toneladas, un 24,37% menos que hace un año, debido a la caída de un 7,11% en el tráfico de productos químicos y el desplome de un 79,93% en el movimiento de gasóleos.

De igual manera, los graneles sólidos mantienen la tendencia negativa iniciada en 2019, con un tráfico mensual 89.372 toneladas, un 59,5% menos que el mismo mes del año anterior, con un ascenso de un 80,84% en el movimiento de abonos naturales y artificiales y un retroceso de un 91,56% en cereales y sus harinas.