El tráfico de mercancías del puerto de Sevilla durante el primer trimestre ha crecido un 8,8% anual, hasta alcanzar un total de 1.140.367 toneladas trimestrales.

Así pues, los datos permiten concluir que aún no se ha dejado notar el impacto de la pandemia de coronavirus en el movimiento de mercancías del enclave hispalense en los tres primeros meses de este mismo ejercicio.

Por mercancías concretas, entre enero y marzo, destacan los graneles sólidos que han aumentado un 10,8% hasta sumar 602.545 toneladas, gracias al buen comportamiento de los movimientos de abonos naturales y artificiales, así como de cereales y sus harinas.

Además, por otra parte, el tráfico de graneles líquidos se ha incrementado un 56,8% y ha alcanzado las 111.471 toneladas, debido al alza en aceites y grasas, así como en productos químicos.

De igual modo, también ha crecido el número de buques mercantes un 1,2%, hasta las 243 unidades, así como de trenes un 8,8%, hasta las 285 unidades.

Sin embargo, la mercancía general ha retrocedido un 1,6% en el período, debido bajada del tráfico marítimo de contenedores en un 10%, aunque, por otro lado, ha crecido un 22,8% la mercancía general convencional, ámbito en el que sobresalen las 136.308 toneladas movidas de productos siderúrgicos, que, por su lado, suponen un crecimiento anual de un 16,4%.