La Autoridad Portuaria de Pasajes ha registrado un tráfico de 772.756 toneladas en el primer trimestre de 2020, lo que supone un 2,5% menos que en el mismo periodo de 2018. Este dato, sin embargo, refleja el buen trabajo y organización interna en el recinto a pesar de la complicada coyuntura que se está viviendo en el país.

La siderurgia, el automóvil, el sector papelero o el sector agroalimentario mantienen su volumen en el acumulado. No es el caso de los graneles sólidos, como la chatarra, la madera o los cereales, que han supuesto un descenso de 20.000 toneladas sobre el total.

Si se analiza desde la perspectiva de lo que se exporta o importa, es el total de mercancías exportadas en marzo el que muestra un descenso mayor, en particular respecto a los productos siderúrgicos y la automoción. Para los próximos meses, se mantendrá esta tendencia, junto con un descenso de la importación con destino a sectores ya paralizados o que han reducido su actividad por cuestiones operativas o por problemas de demanda.

El objetivo para el próximo semestre es recuperar una parte significativa del volumen perdido, a medida que mejore la situación en el país. Aproximadamente un tercio del volumen de mercancías importado y exportado de Guipúzcoa corresponde a la vía marítima, y de esta cantidad, un 47%, llega o sale del puerto de Pasajes.

Proyecto de transformación

Por eso, la intención de la Autoridad Portuaria ha presentado un proyecto de transformación en el que invertirá 24 millones, destinados a incrementar su capacidad, para poder ampliar el horario de entrada y salida de buques, además de mejorar la capacidad de atraque, calado y maniobrabilidad con buques de mayor eslora.

A este presupuesto plurianual hay que añadir la ejecución en año y medio de otros seis millones para la habilitación de los últimos 10.000 m² que quedan pendientes de pavimentar en la zona de antigua Térmica, y un presupuesto similar para potenciar la conectividad ferroviaria. En total, se destinarán 50 millones de euros a diferentes actuaciones vitales para el puerto que le permitirán recuperar más rápidamente la actividad económica.

Próximamente, se publicará un amplio conjunto de medidas de apoyo a empresas y usuarios, que permitirán reducir el impacto negativo de las obligaciones de pago que tienen que soportar las empresas que operan en el puerto, y flexibilizar determinadas obligaciones del ámbito portuario.