promart-2016-propeller-madrid

Propeller Madrid reúne a cargadores, transitarios y navieras en Promart 2016.

En un momento en el que la digitalización, los nuevos modelos de negocio y el proteccionismo de algunos países están cambiando las reglas de juego de la economía mundial, y en particular las del sector del transporte, los transitarios parecen afrontar esta nueva etapa con cierto optimismo.

Esa es la sensación que se ha podido percibir en la Jornada Promart 2016, en la que se ha celebrado la V Mesa Redonda sobre Logística Marítimo-Portuaria del Propeller Madrid, bajo el lema ‘Transitarios: retos y soluciones ante un mercado en transformación’.

Durante el encuentro, los transitarios han analizado los nuevos desafíos que se presentan a raíz de la democratización de la información en el sector del transporte, motivada por la aparición de nuevas plataformas y sistemas que facilitan la relación directa entre operadores y cargadores, poniendo en peligro así la figura tradicional del freight forwarder.

En este contexto, en el que el sector transitario podría preocuparse porque la intermediación pase «a tener poco valor», aportar precisamente valor añadido ofreciendo un servicio más enfocado a la «consultoría» y al «asesoramiento» se presenta como la gran oportunidad y el camino al seguir para los transitarios.

Así lo ha señalado el vicepresidente de Ocean Freight Iberia de DB Schenker, Miguel Ángel de la Torre, y lo han corroborado algunos de los transitarios presentes en el encuentro, mostrándose de acuerdo con él durante el turno de preguntas.

De intermediario a consultor

Según De la Torre, entre estas labores de consultoría estarían la mejora de ineficiencias que puede encontrar el cliente, el conocimiento de las políticas de cada país, la capacidad de respuesta ante circunstancias adversas y el ofrecer herramientas, que han de ir ligadas necesariamente a la digitalización, capaces de convertir el ‘Big Data’ en ‘Smart Data’ para encontrar soluciones a problemas «incomprensibles» que sigue habiendo a día de hoy. 

En este sentido, el general manager de Cosco Iberia, Albert Oñate, ha apuntado que la figura del freight forwarder sigue y seguirá siendo necesaria, sobre todo, ante circunstancias adversas, ya que situaciones como la quiebra de Hanjin o la conflictividad en los puertos han puesto de manifiesto que el sector no está preparado para resolver las crisis actuales.

«Siempre habrá música que las navieras no queramos oír», ha indicado Oñate haciendo referencia al día a día al que se enfrenta el forwarder, por lo que «siempre habrá mercado para los transitarios». No obstante, considera necesaria una «colaboración más estrecha entre transitarios y navieras», ha apuntado.

También se ha mostrado optimista de cara al futuro del forwarder el director de la División Logística de Marmedsa Noatum Maritime, Rafael Torres, ya que «hay datos que invitan a pensar que el sector tiene una salud razonable». En su opinión, los nuevos forwarders on-line no traerán consigo una transformación «sustancial», ya que el negocio seguirá siendo B2B y necesitará de la intermediación que el transitario ofrece.