ATAP se moviliza contra la supresion de los moulos en el puerto de Santurtzi

Movilizaciones de ATAP contra la supresión de los módulos en 2014.

Desde la Asociación de Transportistas Autónomos del Puerto de Bilbao (ATAP) han censurado las inversiones públicas que recibe el transporte ferroviario de mercancías en detrimento del transporte por carretera, «que tributa y paga sus impuestos en el territorio».

“Los transportistas cotizamos y consumimos aquí, mientras que el tren no deja nada”, ha sentenciado el presidente de ATAP, Federico Landera, en el balance de la actividad de la asociación expuesto este martes 30 de junio.

Landera lamenta que, «mientras se invierten partidas millonarias en infraestructuras ferroviarias», quedan aún aspectos clave por solucionar en su sector, como la mejora de las vías, la eliminación de los puntos negros y cuellos de botella o la seguridad de las áreas de descanso.

Para ATAP, es necesario la apertura de vías como la supersur o las autopistas de cara a liberar las principales carreteras vascas del tráfico de camiones y reducir así la siniestralidad.

En este contexto, solicitan que se negocie con los transportistas la posibilidad de hacer uso de las infraestructuras ya existentes, «sin que ello suponga una sangría para nuestros bolsillos», indican.

Por tanto, tiene que ser una alternativa voluntaria y gratuita o, «en el mayor de los casos», una cantidad simbólica, ya que este sector, «muy enfermo» durante los últimos seis años, «no puede afrontar más gastos».

Por ello, solicitan a las administraciones vascas la creación de una mesa para afrontar la crisis que está padeciendo el transporte terrestre.

El dumping social como nuevo problema 

Aunque desde ATAP admiten que la situación del sector portuario de Bilbao «está mejor que en 2014», también alertan de que el empleo no se ha recuperado y que la situación de los transportistas «sigue siendo un auténtico calvario».

En este sentido, advierten de que junto al continuado incremento de costes, las constantes subidas en el precio del gasóleo y la fuerte morosidad en los cobros, los transportistas «tienen que lidiar diariamente» con la competencia desleal que ejercen empresas instaladas en países con costes laborales más bajos.

Por tanto, desde la asociación consideran que el dumping social «está haciendo un gran daño al transportista autónomo”.

Actividad dentro del puerto

En cuanto a la actividad dentro del puerto, los transportistas han reiterado la necesidad de lograr puntualidad y fluidez en las tareas de estiba para evitar esperas de hasta cuatro horas para poder cargar y descargar.

Landera ha explicado que en el puerto de Bilbao, donde operan alrededor de 3.000 camiones, «las filas de vehículos son kilométricas» ya que se da prioridad a los barcos. “Es una total falta de respeto al transportista”, puntualiza.