transporte por carretera camion y furgonetas

La no aplicación del gasóleo profesional en el transporte ligero perjudica al pequeño transportista, según ATA.

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. Algo parecido deben de pensar los transportistas de vehículos ligeros que, ante la previsible próxima subida de los impuestos que paga el gasoil, ya empiezan a pedir que se les aplique a ellos también el gasóleo profesional.

En este sentido, la Asociación de Transportistas Autónomos estima que esta es «una de las discriminaciones históricas que vive una parte de la profesión» y que, además, no tiene ningún sentido dado que los transportistas ligeros utilizan sus vehículos para realizar transporte profesional.

Desde la asociación además, consideran que la no aplicación del gasóleo profesional para vehículos ligeros supone «un agravio que perjudica seriamente al pequeño transportista que ve como sus costes se disparan, máxime si se aplica una subida en los términos que comienzan a conocerse».

Por otra parte, ATA estima que «la aplicación de esta medida sobre el transporte ligero, supondría una herramienta de lucha contra el transporte ilegal, que automáticamente se vería perjudicado al no poder acceder a la devolución».

Así mismo, la organización argumenta que la alta competencia y la incapacidad negociadora de las empresas del sector para negociar los precios con sus clientes impiden que la subida en los precios del gasóleo pueda trasladarse a los precios que se cobran por los servicios de transporte y, al mismo tiempo, denuncia el afán recaudatorio de esta medida.