Las factorías de Danone en España podrían verse paralizadas en los próximos días, tras la decisión de la empresa de «rescindir de forma unilateral» los contratos que desde hace décadas están establecidos con los transportistas actuales.

El 2 de junio, la Federación de Transportistas, FDT, trasladó a la Dirección «el malestar generado» solicitando la apertura de las negociaciones sobre las condiciones de transporte, garantizando así que ambas partes pudieran establecer sus posiciones de forma consensuada.

Desde la Federación consideran que se ha actuado «de forma sibilina«, pretendiendo realizar una modificación de cargador e implantando un sistema de intermediación sin llegar a un acuerdo entre los afectados, donde se determinen los derechos y obligaciones, y las condiciones de los servicios.

Sin embargo, hasta este momento la empresa «no ha dado respuesta a la apertura de una negociación«, lo que desde FDT entienden como una negativa, por lo que aseguran que no se está respetando la Ley del contrato de transporte, finiquitando un contrato para suplantarlo por otro que va «en un claro perjuicio de los transportistas«.

Por ello, se ha acordado la creación de una Plataforma para la defensa de los intereses del sector y no descartan iniciar movilizaciones o efectuar paros, lo que generaría problemas a los ganaderos al verse colapsada la recogida de leche. En este sentido, han emplazado a la Dirección para que en una semana comience a negociar con el fin de desbloquear el conflicto.