Tras la aprobación de la semana pasada por el pleno del Parlamento Europeo, aún no está dicha la última palabra sobre el Paquete de Movilidad, cuyos últimos términos deberán ser discutidos entre la Eurocámara, la Comisión Europea y el Consejo de Ministros, ya tras las próximas elecciones, según está previsto.

Una vez conocida la postura de los diputados, se han manifestado las organizaciones empresariales europeas. Para UETR, lo aprobado en el Parlamento representa, a su juicio, «un equilibrio aceptable entre la armonización y la liberalización», mientras que para la IRU, estima que tras las idas y venidas de los últimos días «quedan muchas preguntas sin resolver».

Mientras que UETR valora la importancia de contar con unas reglas comunes para toda la UE sobre el desplazamiento de trabajadores, algo que, a su juicio, «supone un paso adelante ante el riesgo de encontrarnos ante una falta adecuada de regulación durante los próximos años».

Por su parte, la IRU lamenta que «se hayan rechazado destacadas enmiendas que subrayaban la importancia de contar con áreas de descanso para vehículos pesados seguras«, algo que estima de crucial importancia para un sector que vive «la más profunda falta de conductores de las últimas décadas, con un 20% de los puestos de trabajo de este colectivo sin cubrir».

Por otra parte, la IRU también llama la atención sobre la posibilidad de que una mayor rigidez en la distribución de los tiempos de descanso semanales reducidos pueden ser contraproducente para la competitividad del transporte europeo y, al mismo tiempo, UETR estima que la nueva propuesta sobre el cabotaje ofrece un enfoque destinado a permitir un acceso regulado al mercado internacional de transporte por carretera.

Pese a las dudas que genera el texto aprobado por el Parlamento Europeo, ambas asociaciones creen que ahora debe abrirse paso la negociación con el fin de encontrar un marco legal homogéneo y equilibrado, que encuentre soluciones fácilmente aplicables para las empresas del sector, que garanticen su competitividad y respeten las condiciones sociales de los trabajadores.