La Unión Europea de Transportistas por Carretera, UETR, de la que forma parte Fenadismer, ha analizado el nuevo paquete legislativo que plantea la Comisión Europea para el transporte por carretera, en el que se incluyen numerosas modificaciones legislativas.

El sector crecerá un 60% hasta 2050, lo que requiere la implantación de un sistema de movilidad sostenible mediante la adopción de diferentes medidas en materia de emisiones y tarificación vial inteligente. Asimismo, es preciso garantizar un mercado interior competitivo y justo desde el punto de vista social para este tipo de servicios.

Por ello, en Bruselas proponen una revisión de la actual normativa de acceso al mercado para garantizar unas condiciones de competencia equitativas, reducir el número de trayectos en vacío y corregir la fragmentación en este ámbito.

Desde la UETR, valoran positivamente la eliminación de requisitos administrativos innecesarios, pero entienden que «en muchos aspectos la normativa no facilita su aplicación o genera inseguridad» y en otros casos, no garantiza una competencia equitativa.

Los transportistas quieren profesionalizar el transporte ligero en vehículos de menos de 3,5 toneladas, exigiendo idénticos requisitos de acceso que para el transporte pesado.

Por ello, de cara a su tramitación en el Parlamento Europeo y en el Consejo Europeo, propondrán diferentes enmiendas relativas al acceso a la profesión y al mercado, que serán expuestas por Fenadismer este miércoles 18 de octubre ante el Ministerio de Fomento, junto a otras relativas al desplazamiento de trabajadores, la tarificación, y los tiempos de conducción y descanso.

La profesionalización del transporte ligero, el cabotaje y la flota mínima

Así, consideran necesario profesionalizar el transporte ligero en vehículos de menos de 3,5 toneladas, exigiendo idénticos requisitos de acceso que para el transporte pesado, adaptados a dicha especialidad.

También creen que es preciso que los Estados Miembros puedan seguir estableciendo requisitos adicionales en el ámbito del transporte, como la exigencia de una flota mínimapara una mejor ordenación en sus respectivos países.

Además, desde la UETR solicitan que se regule a nivel europeo la actividad de intermediación, exigiendo condiciones específicas de acceso a la profesión en materia de competencia profesional, establecimiento, honorabilidad y capacidad económica, ya que actualmente varían «de forma importante» entre los diferentes países.

Del mismo modo, dado que de las 915.000 empresas de transporte por carretera que operan en la Unión Europea gran parte son pequeñas y medianas, reclaman que el establecimiento designado para la actividad pueda ser el domicilio particular del propietario para los pequeños operadores.

Respecto al cabotaje, plantean la limitación a un máximo de tres días para este tipo de operaciones como continuación a un transporte internacional previo, frente a los siete que prevé la regulación vigente. Así, se podrían controlar las prácticas ilegales que se llevan a cabo en la actualidad.