No a la ecotasa en Francia

Pancarta en contra la 'ecotasa' en Francia

Durante el discurso de clausura del congreso nacional de la OTRE, la Oganización de Transportistas  Franceses, celebrado el 9 de octubre, la presidenta de la asociación, Alien Mesples, ha mostrado su satisfacción por la suspensión indefinida de la ‘ecotasa’, anunciada el jueves 9 de octubre por la ministra de Ecología, Ségolène Royal, y el secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies.

Además, ha agradecido el «compromiso y la confianza» de todos los asociados, que han apoyado a la asociación en su lucha contra el impuesto medioambiental. Ha recordado su postura durante estos meses, que ha sido la de transmitir la complejidad de una recaudación «inaceptable» que habría afectado a sus clientes.

Además, con la publicación de la ley del llamado ‘peaje en tránsito’, se añadió la «desigualdad regional». «Finalmente estos argumentos han convencido», ha asegurado Mesples.

Una «utopía»

La responsable de la OTRE ha mencionado que, al comienzo, «fuimos los únicos que nos opusimos a la ecotasa», realizando boicots a los registros en el dispositivo de Ecomouv y organizando movilizaciones en noviembre de 2013.

A lo largo de los meses siguientes, en los que se convocaron comisiones parlamentarias y se realizaron otros esfuerzos, la asociación siguió insistiendo sobre la cuestión a los representantes públicos. Posteriormente, las asociaciones de transportistas profesionales «nos unimos» contra la ‘ecotasa’, un frente común que «ha demostrado al gobierno que la OTRE no estaba tan sola en su lucha» y que la mayoría de las asociaciones estaban en contra del impuesto. Por último, se convocó una movilización general para octubre que, tras llegar a los medios de comunicación, fue trasladada a los poderes públicos.

De esta forma, Mesples ha manifestado su satisfacción por «haber convencido al propio sector y, por supuesto, a los ministros en cuestión». Además, la asociación ha conseguido que, lo que en un primer momento parecía una «causa perdida», se haya alcanzado la «utopía» de la suspensión del impuesto.

Medidas alternativas

Sin embargo, desde la OTRE nunca se ha considerado que el abandono de la ‘ecotasa’ pondría fin a la idea de establecer un impuesto sobre el uso de la infraestructura vial. Por el contrario, la asociación ha propuesto varias alternativas durante el proceso, algo que ha posibilitado que el gobierno lo haya suspendido.

En este sentido, la OTRE ha demostrado «pragmatismo», defendiendo los intereses de la profesión dentro de la sociedad en la que vive «sin caer en la simple oposición sin propuestas».

Tras la reunión del jueves, las asociaciones deben comenzar a trabajar con Royal y con Vidalies en la revisión de la fiscalidad sobre la financiación de la infraestructura y su uso. Esto implica tener en cuenta todos los impuestos que ya paga la industria, los importes de las autopistas concesionarias, y, por último, tener en cuenta la financiación de la infraestructura vial, «que es nuestra herramienta».

En este contexto, ya se han mencionado varias alternativas. El propósito de la OTRE es asegurarse de que las soluciones presentadas son aceptables para el transporte francés por carretera, sencillas, asimilables por el sector y equitativas.

Por ello, Mesples ha indicado que el objetivo es doble, por un lado, hacer pagar la cuota a los vehículos extranjeros «que viajan gratis por la red de autopistas» y lograr una fiscalidad «justa» para el sector.

Este proceso comenzará el jueves 16 de octubre, cuando se celebre la primera reunión posterior a la suspensión del gravamen ambiental, organizado Vidalies, y en la que la OTRE ha asegurado que «estará presente y activa».

Otros problemas del sector

Por otro lado, el desarrollo del sector, su sostenibilidad y el empleo «no se resolverán por el simple abandono de la ecotasa», ha indicado la presidenta de la OTRE. Según Mesples, el tema del impuesto ha monopolizado durante mucho tiempo a los ministerios y a la administración, por lo que «es hora de volver a centrarse en el tema principal», es decir, la competitividad de las empresas en el ámbito europeo.

Así, ha señalado que el primer paso para lograrlo es «sancionar y eliminar la competencia desleal» que se ha desarrollado en Francia. El cabotaje ilegal, los despidos de personal no declarados son prácticas que tienen «un impacto muy negativo» en los precios del transporte, constantemente ​​a la baja, que debilitan a las empresas francesas.

Para ello, Mesples ha considerado que «debe haber más controles y sanciones» por parte de los gobiernos. Durante el congreso nacional de la asociación, Gilles Savary, ex-vicepresidente de la Comisión de Transporte del Parlamento Europeo, ha planteado la posibilidad de suspender en Europa el cabotaje cuando las circunstancias del mercado así lo requieran.

En este sentido, la presidenta ha recordado que la OTRE ya ha exigido reiteradamente al Estado francés la aplicación de la cláusula de salvaguardia, «sin haber sido escuchado. Quizá este sea el momento». En cualquier caso, se ha comprometido a seguir siendo «particularmente exigente» en los recursos que se utilizan para luchar contra estas prácticas y el calendario propuesto.

El siguiente paso «será abordar las reformas estructurales necesarias en nuestro sector». En este aspecto, además de las cuestiones sociales, también se buscará abordar cuestiones más técnicas, como la gestión de los palets, o el uso de las 44 toneladas, para lo que se considerará realizar un estudio sobre el impacto económico que podría tener para los transportistas. También se tratará de mejorar la comprensión de los profesionales sobre la aplicación de las nuevas normas medioambientales.