Transporte por carretera en la A-6 a la altura de Villalba

Los transportistas solicitan la bonificación del 100% del peaje

El Comité Nacional del Transporte por Carretera y el Consejo Nacional de Transportes Terrestres aprovecharán una reunión prevista para el próximo jueves con el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, para pedirle explicaciones sobre el plan que elabora el Ministerio de Fomento para que los transportistas utilicen autopistas como alternativa a algunas carreteras con alta congestión.

Tras hacerse pública esta propuesta de Fomento, la Confederación Española del Transporte de Mercancías (CETM) y la Federación Nacional de Transporte de España (Fenadismer) han rechazado que el Ministerio de Fomento pueda prohibir la circulación de camiones en determinadas carreteras y pidieron que la decisión de utilizar las autopistas alternativas sea voluntaria.

Esta es la respuesta de estas dos organizaciones, las más mayoritarias, a la propuesta del departamento dirigido por Ana Pastor de que los transportistas no puedan utilizar determinadas carreteras a cambio de ser indemnizados con el 50% del coste del peaje.

Desde la CETM han explicado que “el sector está preocupado” y han valorado el hecho de que la ministra haya afirmado que su intención es acordar la medida con el sector.

Baja siniestralidad en el sector

Rechazan que ”se esgrima la seguridad vial” como un motivo para impulsar esta propuesta, pues se estima que la siniestralidad del sector es muy baja. A este respecto, explicó también que en el 75% de los accidentes en los que se ven implicados transportistas la culpa no es del conductor profesional.

Si finalmente Fomento decidiera prohibir el paso de camiones por determinadas carreteras, el sector exigirá que se le compense por la totalidad del sobrecoste que esto pudiera suponer.

Por otro lado, Fenadismer señala que “los transportistas españoles son los primeros interesados en la mejora de la seguridad vial, precisamente porque su actividad profesional la desarrollan en la carretera, pero ello no puede ser a costa de prohibir la circulación exclusivamente de una categoría de vehículos, en este caso, de los camiones, cuando sus índices de siniestralidad son proporcionalmente mucho más bajos que los del resto de vehículos”.

Ello obligaría, según Fenadismer, a que “si el objetivo es reducir la siniestralidad en las carreteras nacionales se debería prohibir también la circulación de turismos y motocicletas y obligarles a circular también por las autopistas de peaje”.

Además, sostiene que existen otras medidas más eficaces que mejorarían de forma importante la reducción de la siniestralidad en las carreteras, como la aprobación de líneas de subvención para la introducción en los vehículos de dispositivos de seguridad y detección pasiva o mediante la conversión de las actuales carreteras nacionales en vías con carriles 2+1, que han resultado muy exitosas en los países donde se encuentran implantadas.