revision-de-un-contendor-por-parte-del-transportista

Estas inspecciones suponen un riesgo para la salud del profesional, al tener que realizarse desde el interior del contenedor.

La cooperativa de servicios de transporte Cotraport, la Asociación de Transportistas Empresarios de Contenedores, ATEC, y la Asociación Mediterránea de Transportistas de Contenedores e Intermodal, Ametraci, trasladarán a la Autoridad Portuaria de Barcelona su preocupación por los problemas que ocasiona al sector el tener que supervisar el estado de los contenedores vacíos.

En su opinión, la responsabilidad que adquiere el transportista con esta acción, supone «un grave quebranto económico y un posible riesgo añadido para su seguridad«. Además, un contenedor defectuoso o en malas condiciones de higiene, puede ser devuelto al llegar a destino, con lo que el coste de ese viaje termina siendo asumido por el transportista.

Del mismo modo, estas inspecciones suponen un riesgo para la seguridad del profesional, ya que deben realizarse desde el interior del contenedor, que puede verse afectado por múltiples variables desconocidas para el profesional.

Esta practica es, según denuncian, «habitual en los puertos«, pero en ella el transportista asume una función que «en ningún caso debería corresponderle» y frente a la que reclaman una alternativa.

Por ello, Cotraport elevará la queja a la Federación Nacional de Transportistas Portuarios, Fenatport, para sea trasladada al resto de puertos y puedan sumar apoyos para la resolución de esta cuestión.