El incremento de la tasa de contagios de covid-19 en Baleares ha obligado a las autoridades autonómicas a reforzar los controles sanitarios en los diferentes puntos de entrada tanto marítimos como aéreos al archipiélago.

Estas nuevas medidas de control, que se prolongarán mientras dure el estado de alarma, se aplicarán a todas las personas que lleguen de otras comunidades autónomas con una incidencia acumulada superior a los 150 casos por 100.000 habitantes y que les obligará a rellenar un formulario de control sanitario que tendrán que presentar en su punto de entrada en el archipiélago.

El formulario está disponible en la web de las autoridades sanitarias baleares y, una vez rellenado, generará un código QR, que se tiene que presentar en el control sanitario con los datos del pasajero, la información sanitaria y el motivo del viaje.

La nueva regulación distingue tres grupos de pasajeros, como son los pasajeros con motivo no justificado, los visitantes que llegan a Baleares por un motivo justificado y, finalmente, los residentes.

Sin embargo, en el caso de los transportistas que viajan en ferry a cualesquier destino situado en las Islas Baleares estarán exceptuados de justificar haberse realizado la prueba PCR al llegar al puerto de destino, según informa Fenadismer.