Ante los planes anunciados por el gobierno catalán de prohibir la circulación de camiones por diversos tramos de la N-340, obligándoles en su lugar a circular por autopistas de peaje, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha decidido unirse a las movilizaciones que solicitan la gratuidad de la AP-7 en aquellos tramos donde se les prohiba transitar. 

La última de estas movilizaciones, convocadas por las organizaciones de transporte en Cataluña junto a municipios y asociaciones vecinales de la zona, tendrá lugar este viernes 11 de diciembre a partir de las 15.00 horas. 

La protesta consistirá en ocho cortes de carretera simultáneos en Alcanar, San Carlos de la Rápita, Amposta, La Aldea, La Ampolla, Camarles, El Perelló y La Ametla de Mar.

Para que esta movilización “sea un éxito”, desde la CETM han solicitado a todas las empresas afiliadas que ofrezcan sus vehículos para formar caravanas que realizarán marchas lentas. 

Tres puntos de encuentro para formar caravana 

Para la marcha lenta desde L’Atmella, la CETM ha convocado a los transportistas en el pk 1115 de la nacional a las 14.15 horas. A las 14.55 horas se iniciará la marcha por la N-340 hacia el corte que harán los vecinos de L’Ametlla, para llegar allí a las 15.00 horas. A las 15.45 horas se iniciará una marcha lenta a 40 km/h por la carretera nacional en dirección Amposta.

En cuanto a la marcha lenta por la AP-7, el punto de encuentro de la misma será el Polígono industrial Les Tàpies de L’Hospitalet de l’Infant, de 14.00 a 14.50 horas, para entrar en la autopista dirección L’Aldea-Tortosa a las 15.00 horas. Los vehículos mantendrán una velocidad de 60 km/h. 

Por otro lado, los transportistas llevarán a cabo una tercera marcha lenta a 40 km/h a partir de las 15.45 horas, cuando se acaben los cortes de los alcaldes y vecinos, desde Alcanar hacia L’Hospitalet de l’Infant. 

Debido a que a las 15.00 horas se inician los cortes en los ocho municipios, desde la Confederación aconsejan llegar antes de las 14.50 horas a la campa situada en el p.k. 1059 de la N-340.

Con esta reivindicación, se pretende también rechazar la criminalización que se está haciendo con el sector del transporte dentro de esta cuestión a la vez que se proponen “soluciones reales e inmediatas”, que pasan por liberar algunos tramos de autopista y con el objetivo de facilitar un tráfico fluido y más seguro.