Inmigrantes subiéndose a un camión en Calais.

El problema de la inmigración ilegal en Calais no mejora.

El problema de la inmigración ilegal en el Canal de la Mancha, que se vio agravado en el verano de 2015, no parece mejorar en el presente 2016, a tenor de las informaciones que las principales asociaciones de transporte europeas han trasladado tras reunirse a mediados de este mes de junio.

En el encuentro celebrado, los representantes de las asociaciones de transportistas FNTR (Francia), TLC (Reino Unido), Febetra (Bélgica), TLN (Países Bajos) y TLV (Bélgica), han compartido la misma preocupación: la seguridad de los conductores y las mercancías «siempre se ve amenazada cuando los transportistas se aproximan al puerto de Calais», apuntan desde la francesa FNTR.

Según los transportistas, es necesario llamar la atención de las autoridades francesas, británicas y europeas para activar un plan de contingencia que permita mejorar la seguridad en esta zona.

Condenar el intrusismo y compensar los daños

En el marco de este plan, los transportistas defienden la creación de un fondo de compensación, a partir de fondos europeos, que permita subsanar los daños económicos que sufren los camiones y las mercancías. 

Del mismo modo, consideran necesario condenar, a nivel penal, el intrusismo de los inmigrantes ilegales en los camiones, ya que este intrusismo va en aumento ante la falta de un medio de disuasión eficaz.

Para ello también es necesario centralizar la información de los daños y perjuicios sufridos tanto en los puertos como en el Eurotunnel, mediante la comprobación por parte de las autoridades de los posibles destrozos en la mercancía y el camión.

En este contexto, deberían mejorarse los sistemas de seguridad de dichas instalaciones, ya que los sistemas de detección «fallan a menudo», según la FNTR, por lo que piden más brigadas caninas «ya que parecen ser más eficaces». Además, exigen servicios adecuados de traducción en ambas infraestructuras a la hora de presentar las posibles quejas.

Por último, los transportistas solicitan también la eliminación de las multas por estas cuestiones, para lo que solicitan que se expida un certificado en el puerto y en el Eurotunnel, al pasar los controles correspondientes, que les exima de cualquier responsabilidad en caso de que un polizón sea descubierto.