La Generalitat Valenciana pide la gratuidad de la AP-7 mientras duren las obras en la A-7.

Las marchas lentas tendrán lugar en Tarragona, las Tierras del Ebro y en Bellvei.

El sector del transporte de mercancías por carretera siente que se juega gran parte de su futuro con los desvíos obligatorios de camiones a las autopistas de peaje, así como el intenso rumor que anticipa la llegada de la euroviñeta más pronto que tarde.

Tarragona es desde hace unas semanas campo de batalla en relación con esta situación y volverá a serlo el 5 de diciembre, coincidiendo con el puente de la Constitución, con una nueva movilización contra las restricciones a la circulación de camiones, con tres marchas lentas organizadas por Feat en el área de Tarragona, en las Tierras del Ebro y en Bellvei.

Aunque la policía autonómica permite llegar a los lugares de carga y descarga por los accesos más próximos en el sentido de la marcha, las empresas tarraconenses de transporte estiman que quedan pendiente determinar cómo se alcanzan las bases de las empresas y se efectúan descansos, repostajes o cualquier tipo de avituallamiento en ruta, ya que sigue en vigor el criterio de que el acceso ha de ser el más próximo a la autopista sin tener en cuenta el sentido de la marcha del camión.

Así mismo, los transportistas de esta provincia catalana exigen la gratuidad para los tránsitos obligados por autopista, o en el peor de los casos una bonificación mínima del 75% como la que se ha establecido en otras zonas, así como soluciones específicas para que los transportes especiales puedan continuar con su operativa actual y piden que estas soluciones se aborden en una mesa de negociación.