Diversas asociaciones de usuarios de servicios de transporte marítimo y proveedores de servicios de la cadena de logística marítima han puesto pegas a la prórroga del Reglamento de exención de bloque de consorcio propuesta por la Comisión Europea en relación con las alianzas marítimas.

A juicio de estas organizaciones, la Comisión no ha tenido en cuenta gran parte de las opiniones de los usuarios, operadores y proveedores de servicios en la cadena de suministro, al tiempo que habría incurrido en lo que consideran diversos defectos legales en los argumentos presentados.

Consecuentemente, Clecat, ETA, EBU, ESC, Feport, GSF, GSA y UIRR estiman que la intención de la Comisión de prorrogar el régimen actual de regulación durante otros cuatro años más es «una concesión desproporcionada y excesivamente liberal de las reglas normales de competencia», algo que, en su opinión, «podría causar daños graves e irreparables al sector de la logística marítima europea».

Por ello, piden a las autoridades europeas que no Las asociaciones instan a la Comisión a que no renueve la norma durante cuatro años y que, a cambio, lleve a cabo una evaluación objetiva de la norma a lo largo de los próximos doce meses, con el fin de garantizar un «verdadero campo de juego nivelado y un funcionamiento saludable de la cadena logística marítima en beneficio de los consumidores europeos».