El Gobierno francés ha establecido, mediante el Decreto nº 2012-284 de 28 de febrero de 2.012, la obligatoriedad de que a partir del 1 de julio de 2.012 todos los vehículos a motor, excepto las motocicletas, que circulen por Francia lleven equipado un etilómetro a bordo, que comprobará si el conductor cumple los límites permitidos de consumo de alcohol para poder circular.

El etilómetro debe poseer un certificado de homologación, incluida la fecha de revisión, entregada por el fabricante e, igualmente, deberá disponer de una etiqueta de certificación o un distintivo del fabricante que indique que cumple con los requisitos exigidos, entre otros, que el vehículo quedará inmovilizado si se superan los límites permitidos. Todos los vehículos equipados con un certificado de inmovilizador del vehículo mediante etilómetro serán considerados que cumplen con el Decreto.

Debe recordarse que en Francia el límite de alcohol permitido está fijado en 0,25 miligramos por litro de aire expirado, esto es, similar a la normativa española.

El Gobierno galo ha acordado conceder un plazo de moratoria para informara a los conductores sobre dicha obligación antes de sancionar. Por ello, aunque el decreto que obliga a la instalación del etilómetro entra en vigor con fecha 1 de julio de 2.012, hasta el día 1 de noviembre de 2.012 no se impondrán sanciones.