El área de carga de IAG ha obtenido durante el primer trimestre de 2020 unos ingresos de 246 millones de euros, dato que es un 10,5% inferior al de los tres primeros meses del año pasado.

Así pues, entre enero y marzo, el grupo ha movido 1.173 millones de toneladas kilómetro de carga aérea, un 15,7% menos que en el mismo período de 2019.

Sin embargo, los ingresos del negocio de carga de la aerolínea han crecido en el trimestre un 6,1%, si se miden en ingresos por tonelada kiómetro, ya que se han alcanzado los 20,97 céntimos de euro, frente a los 19,77 céntimos que se percibían en los tres primeros meses del año pasado.

Esta paradoja parece deberse a que durante el período, la compañía también ha reducido su capacidad un 10,5% anual.

Estas cifras reflejan a las claras el impacto de la crisis sanitaria en los volúmenes de mercancía que ha movido IAG en el primer trimestre de 2020 y, en idéntico sentido, el grupo anticipa que los resultados del segundo cuarto de este ejercicio serán aún peor.

De igual manera, los datos también dan cuenta de la situación que vive el transporte aéreo en general y el segmento de carga aérea en particular, en el que tanto los volúmenes como la capacidad han evolucionado a la baja durante la crisis sanitaria, con el consiguiente efecto al alza sobre los precios.