Aviones de Lufthansa aparcados en Frankfurt

La nueva huelga parcial de los pilotos de Lufthansa, provoca la cancelación de 110 vuelos.

Lufthansa ha cancelado este miércoles un total de 110 vuelos, tanto europeos como en Alemania, por la huelga de pilotos en el aeropuerto de Múnich, que afectó a 15.000 pasajeros. La aerolínea ha mantenido los 15 vuelos intercontinentales de largo recorrido pero se han producido retrasos.

Los pasajeros afectados por las cancelaciones de vuelos cambiaron las reservas y volaron a través de los aeropuertos de Fráncfort, Zúrich, Viena y Bruselas.

Lufthansa, que informó en esta ocasión a 8.000 pasajeros de las cancelaciones por correo electrónico o mensaje corto de texto, prevé pérdidas millonarias por las tres últimas huelgas de los pilotos.

A finales de marzo los pilotos de Lufthansa secundaron la primera huelga para mantener el derecho a la jubilación anticipada, que paga la empresa, en las condiciones actuales. Entonces, la huelga de pilotos de abril tuvo un coste de 60 millones de euros, según el balance del primer semestre.

El sindicato de los pilotos ‘Vereinigung Cockpit’ había convocado a los pilotos de Lufthansa a una huelga el miércoles 10 entre las 08.00 y las 16.00 horas GMT, en el aeropuerto de Múnich, paro que se suma al realizado el pasado viernes en Fráncfurt y al de Germanwings a finales de agosto.

Más de 4.300 vuelos cancelados

Desde abril Lufthansa y Germanwings han cancelado 4.300 vuelos por las huelgas de los pilotos, que han afectado a 480.000 pasajeros. Ante esta situación, el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, pidió medidas legales para poder limitar la frecuencia de las huelgas.

Lufthansa informará a los 5.400 pilotos en las próximas semanas de los detalles de su oferta, que hasta ahora ha negociado con el sindicato ‘Vereinigung Cockpit’, cuyo portavoz,  Jörg Handwerg, calificó la acción de protesta de «éxito».

Lufthansa ofrece seguir pagando estos pagos transitorios hasta la jubilación para los pilotos que hayan comenzado a trabajar en la empresa antes del 1 de enero de este año pero no para los que empezaron en 2014, que deberán pagarlos ellos mismos.

Por su parte, el sindicato reclama a Lufthansa que pague a todos los pilotos esta jubilación anticipada.

Según la compañía aérea, los comandantes llegan a la jubilación anticipada con una edad media de 59 años y el objetivo es retrasarla gradualmente hasta los 61 años.