En el Consejo de Ministros del pasado viernes, se ha aprobado el convenio entre la Administración General del Estado (AGE), la Generalitat de Cataluña y la concesionaria de la AP-7, por el que se aplicarán medidas de bonificación para determinados vehículos pesados que circulen por la AP-7, entre el tramo Maçanet de la Selva y la frontera francesa.

Está previsto que la AGE y la Generalitat de Cataluña aporten cada una hasta un máximo de 1.500.000 euros a la concesionaria en un único pago para hacer frente a la reducción del importe del peaje.

La bonificación, que ya se aplica, es del 35% para aquellos que recorran todo o parte del tramo entre Maçanet y la frontera francesa y una reducción adicional a la anterior hasta alcanzar el 50% del importe del peaje a los que realicen movimientos internos en el tramo Maçanet-La Junquera.

Ambas administraciones están de acuerdo en que se desplace el tráfico pesado de la N-II a la AP-7 con una vigencia temporal de un año prorrogable mientas no se produzca el desdoblamiento de la N-II.